Sociable

martes, 21 de octubre de 2008

¡Ni para cañas! El consumo de cerveza registra una caída histórica

Terrazas vacías, bares semidesérticos a la hora del aperitivo y cervecerías sin clientela. Sí, ha leído bien. No se trata del frío invierno en un país escandinavo. Es lo que puede llegar a provocar en España la crisis económica si el paro sigue creciendo y el poder adquisitivo de los consumidores continua menguando. Y no es ciencia ficción.
La industria cervecera está sufriendo la peor crisis en los últimos quince años, con una caída de las ventas del 6% en lo que llevamos de 2008, según las estimaciones de la patronal Cerveceros de España. Su director general, Jacobo Olalla, explica que "la caída es especialmente grave en la hostelería, que representa además el 72% de nuestro negocio" y alerta de que "la cerveza es un indicador de la situación de la economía real", lo que daría muestras de la gravedad de la situación.
Caída del turismo
Pero lo peor, según Olalla, no es ya que los consumidores españoles hayan abandonado las cañas, el problema es que el turismo se está resintiendo y nuestros vecinos del norte de Europa, grandes aficionados a la cerveza, no están ya para muchas alegrías. De hecho, según los datos de la Federación Española de Hostelería (Fehr), los bares, restaurantes y cafeterías redujeron su negocio entre un 5 y un 6% durante el pasado verano, en plena temporada turística.
España es el país de la Unión Europea con mayor número de establecimientos de hostelería: tiene 350.000 bares, restaurantes y cafeterías, es decir, uno por cada 131,4 habitantes, algo inédito en el resto del continente . "Aquí se cierran bares todos los días, pero es que hay un exceso de ellos, y eso no tiene que ver con la crisis", explicó recientemente José Luis Guerra, secretario general de la Fehr.
Otra cosa, sin embargo, es lo que pasa con la cerveza. Y es que a veces las apariencias engañan y, en contra de lo que se podría pensar, el consumo per capita, que está disminuyendo, se sitúa ya un 12% por debajo de la media europea. Cada español consume una media de 59 litros de cerveza al año, muy por debajo de los 160 que beben los checos o los 116 que toman los alemanes. Pero, ¿qué se puede hacer para impulsar las ventas? Olalla insiste en que es muy importante "apostar por el desarrollo de las marcas y la innovación y el lanzamiento de nuevos productos", además de evitar subidas de impuestos, que obliguen a los bares a aumentar los precios, sobre todo tras la escalada por el aumento del coste de la materia prima (cebada y lúpulo, fundamentalmente).
Todo ello, al margen de eliminar algunas de las restricciones impuestas al patrocinio y la publicidad. "Es ilógico que cuando el Liverpool juegue en el Calderón con el Atlético de Madrid pueda anunciar Calsberg, mientras que la industria cervecera española tendría prohibido algo parecido", dice Olalla. El director general de Cerveceros de España no prevé, en cambio, que la crisis acentúe el proceso de concentración con nuevas fusiones o adquisiciones. "El mercado español ya ha vivido en los últimos años una integración", asegura.

Fuente: Javier Romera

1 comentario:

Morexosa dijo...

Es que si te pones a pensar lo que vale una cerveza... Antes uno se lo podía permitir, pero ahora que se mide todo... lo siguiente, el café. Porque pagar 200 pesetas por un dedal de leche sucia con azúcar es un atraco a mano armada, y nadie hace nada para solucionarlo. Que qué se debería hacer? Pues tanta huelga y tanta historia, y a nadie se le ha ocurrido hacer una huelga de café? Nada de café en un mes? Verás cómo bajaba el precio...

Seguidores